martes, 25 de septiembre de 2012

FUTURO


La deriva de esta Nación de los dos últimos meses me ha traído a la memoria un párrafo del libro la doctrina del shock, el auge del capitalismo del desastre, que decía  "A  medida que la cruzada corporativista prosigue su violento declive, aumentando el dial del shock para reverberar por encima de la creciente resistencia que se opone a su paso, estos proyectos señalan el camino a seguir entre fundamentalismos de distinto cuño. Radicales únicamente en su inmenso sentido práctico, arraigados en las comunidades en las que viven, esos hombres y mujeres se consideran meros reparadores, tomando lo que encuentran y arreglándolo, reforzándolo, haciéndolo mejor y más equitativo.”, si bien es cierto que el recuerdo es ácido, porque dudé que los españoles ni siquiera se hubieran percatado de lo que nos llevan haciendo.
 
             El 11 de marzo de no hace muchos años, España entró en un shock inducido no se sabe por quién ni por qué, aunque el interés que han mostrado en taparlo los gobiernos socialistas y populares insinúa que el pestazo que me llega a cloaca, nace de una alberca profunda y ramificada. Y sobre ese shock han ido llegando otros, en la que distintos políticos interpretan la misma función dramática, con el mismo guión y distintos actores, que tiene el previsible desenlace, como ocurre en las malas novelas policiacas que se sabe que el asesino es el mayordomo en el segundo párrafo,  de empobrecer a los ciudadanos, masacrar la protección social, arrasar la clase media y llevarse por delante una Nación con más de cinco siglos de historia.-

            Si el anterior gobierno provocó con tesón y ahínco el fuego que nos consume, es el gobierno actual el responsable de extenderlo y no apagarlo. No me vengan con gaitas, no me cuenten monsergas, no hagan cantos de sirena porque desafinan, no me vendan motos, ni me endilguen fábulas, que tienen más cuento que Calleja. Si el anterior Gobierno fue nefasto, el presente, como poco, es igual. A sus incondicionales tendría que recordarles su actual fervor por la alianza de civilizaciones, su claudicación ante los nacionalistas, su rescate a la banca con dinero de los contribuyentes, de su rendición ante los terroristas. usted no ha tenido escrúpulos en mentir al electorado, sin piedad, sin vergüenza; usted ha tirado por la borda su programa electoral. A la papelera y pelillos a la mar, que para eso se han subido al carro de los "neocon", cuidando, como no podía ser menos, de no tocar las prebendas de su casta, de los nuevos señores feudales en que se han convertido gran parte de los políticos que viven y retozan a costa del sudor y de la sangre de sus compatriotas.-

            De su incompetencia política en solucionar los problemas que nos asfixian o de su interés en agravarlos, que ya dudo de si son torpes para el puesto o la reencarnación del Almanzor del fin del milenio, ya he escrito. De cómo el gobierno actual no ha tomado ni una sola medida estructural útil, y si una carruca de medidas puntuales destinadas a arruinarnos, de su fervor en salvar banqueros y desahuciar ciudadanos, también. De su facilidad en soltar terroristas y humillar víctimas, sinceramente no se si se lo dediqué al anterior gobierno o al suyo, aunque es indiferente, así que aplíquenselo porque son ustedes gemelos siameses políticos.-

            Aunque debo reconocer que este Gobierno me sorprende cada día de su penosa legislatura, y no acabo de comprender como sus votantes, los afiliados a su partido, no le echan a gorrazos, aunque sólo sea por el interés que parece tener este gobierno a erradicar la gaviota del mapa político español.

             Pero como a sus ídolos neoliberales  no les es suficiente con destrozar siglos de avances sociales, décadas de lucha para conseguir derechos laborales, mares de tinta para consolidar niveles de vida digna para los ciudadanos, necesitan más. Para estos seguidores de la Escuela de Chicago las ideologías son fardos inútiles, las personas bártulos prescindibles en su afán de enriquecerse por cualquier medio. No importa arrasar haciendas, destruir vidas o arramblar futuros. Su ideología es a la libertad y a la evolución humana, lo que la langosta a las cosechas. Su objetivo es exprimir la última gota de sudor y dejar un páramo a sus espaldas.-

             Por desgracia, España es un campo presto a su depredación. Empresarios mediocres, una casta política patética, periodismo estatalizado (con honrosas excepciones), un tejido productivo malvendido y liquidado, sindicatos verticales, un sistema educativo vergonzoso, ciudadanos más preocupados de la faltriquera de la famosa o del pinrel del futbolista que del expolio al que le someten, y, por si no fuera suficiente, una estructura del Estado atomizada, insostenible, inviable, ilógica y demencial, en resumen, un pesebre a medida de vividores y jetas.-

             Así que los ejecutores, trabuco y faca a la cintura, eliminada ya la clase media, arruinados los ciudadanos, sólo les queda destrozar la empresa, cerrarla y venderla a trozos. ¡Uy, que lapsus!. En política se trata de mantener el shock del país, arrasarlo y desgajarlo, que ya se sabe que las aldeas son más golosas para las aceifas que los burgos.-

            Y así, con la complicidad del débil y pusilánime gobierno que padecemos, los nacionalistos crecen, como las plagas en las ciudades apestadas para rematar moribundos y extender su flagelo. Y el envite de ahora no es una cuestión de cultura, ni de raza, ni de nacionalidad ni de identidad; que nadie se equivoque. Hablamos de negocio, de dinero fácil, de un medio de embaucar a ingenuos e incultos ciudadanos para convertirlos en los esclavos de los nuevos tiranos, en los payeses oprimidos en el nuevo feudalismo.-

            Y el gobierno actual es el responsable de esta situación, así que dejen de mirar atrás, que lo que ya ven es su sombra. Quizás deberían explicarles que un exceso de shock refuerza a la víctima, y que donde había añagazas, aparecen azagayas, donde bulos, chuzos, donde mentiras, jabalinas y donde saqueos, corcescas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario