domingo, 1 de noviembre de 2015

SAMHEIN

Se fue el Samhein… Una fiesta celta cargada de espiritualidad muy alejada del invento mercantilista de los descendientes de los herejes de la pérfida Albión. En esta celebración, que coincide con el 1 de noviembre cristiano, los antiguos celtas creían que durante la noche de la víspera del Samhein, el mundo de los dioses se hacía visible a los mortales, y de ahí surgían grandes portentos y desgracias. En esa conexión entre mundos diferentes, se abrían puertas a otros mundos; una noche cargada de magia y esoterismo, por lo que se solían colocar presentes en las ventanas para que los seres del otro mundo pasaran sin hacer daño a los habitantes de los cairns (o castros). Así que a nadie puede extrañarle que cuando el cristianismo se expandió por terrenos celtas, asimilara celebraciones que no le eran del todo ajenas.-

            Tengo que confesarles que no es una fiesta que me moleste especialmente; Cualquier situación en la que los críos puedan disfrutar consigue sacarme una sonrisa, y pienso que al menos sean felices que bastante complicado es el mundo que les  estamos preparando. Sin embargo cuando veo a maromos haciendo el cimbel, vagando por las calles como una horda medio risible, medio etílica, no puede menos que recordar un párrafo de las Epístolas Morales a Lucilio del cordobés Séneca que decía “”Examina a esos que deploran lo que desearon y tratan de huir de cosas sin las cuales no podrían vivir, y verás cómo persisten voluntariamente en aquellas cosas por las cuales se creen oprimidos y que, teníéndolas que soportar, se creen desgraciados”.

            Hace unos días nos reunimos un grupo de amigos que hemos creado una asociación cultural pàra tener una tertulia que versaba sobre el fin de la civilización romana. El ponente intentaba demostrar que, frente a la fecha tradicional que data la entrada en la Edad media en el año 476 con la caída del último emperador romano, el verdadero fin de la Civilización romana, y la entrada en la oscura Edad Media tendría que datarse en el año 711 con el cierre por el Islam del verdadero corazón de la civilización romana que era el Mediterráneo.-

            No voy a replicar el contenido de la tertulia, ni las distintas posiciones de los asistentes, pero sí hubo un acuerdo bastante generalizado en que fuera en el siglo V o en el siglo VIII, una de las causas de la caída de la civilización romana, del paso de ciudadano libre a siervo, fue la pasividad civil que nunca estuvo dispuesta a enfrentarse a una realidad que iba a cambiar su vida, que iba a destruir todo lo que valoraban, que, al igual que lo que decía Séneca, se creían desgraciados de aquello que les hacía vivir.-

            Y, honestamente,  veo a adultos disfrazados en la noche de Samhein y pienso que quizás, en vez de afrontar sus realidades, pretenden esconderse detrás de disfraces, huir de sus problemas, seguir cantos engañosos que les llevan a la oscuridad del siervo, a la pérdida de su futuro, a la destrucción de todo aquello que de verdad quieren.-

            Y sigo pensando, y quizás no sea el disfraz que se ponen en la noche del 1 de noviembre, que puede que llevemos un disfraz permanente, y nos creemos las mentiras que nos quieren vender, asumimos las falsedades de otros disfraces, y vivimos en un mundo de ilusión, para despertarnos en una pesadilla. Quizás sea hora de quitarnos el disfraz, de negarnos a tragarnos las mentiras que otros disfraces nos venden y tomar las riendas de nuestro presente y el destino de nuestras vidas.-


            Sé que el inmortal Cervantes, en nuestro Quijote, dijo aquello que la falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arratrándose, de modo que cuando la gente se da cuenta del engaño ya es demasiado tarde, pero no le hagan mucho caso, Demasiado tarde, nunca; duro, seguro, pero miren, en el 711, después de siglos de indiferencia, un puñado de hombres dijeron que ellos iban a recuperar su derecho a ser ciudadanos, se echaron a las peñas y palmo a palmo recuperaron su libertad. Nunca es tarde, así que les invito, en este presente que nos jugamos nuestro futuro y el de nuestros hijos, fuera disfraces, azagaya o gladio en la mano, fuera mentiras, y a recuperar nuestra ciudadanía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario