domingo, 28 de febrero de 2016

ESPAÑA ESTA LOCA

Debo ser raro, o marciano, o, quizás, un marciano raro, no lo sé, pero estoy preocupado. De improvisto, tras las pasadas elecciones, me parece que los ciudadanos españoles han decidido en vez de seguir viviendo en el siglo XXI, volver a experimentar el año 31 del siglo pasado. Y si ya estaba inquieto por la proyección a futuro de mi País, el último libro que he terminado no me ha tranquilizado precisamente; por si es de su agrado leerlo, se titula La Ocasión Perdida, de César Vidal, y les traigo un párrafo que dice “Mientras los mencheviques, los eseristas moderados, algunas organizaciones campesinas, algunos sindicatos y algunos miembros del Consejo de la República formaban un comité cuya finalidad era salvar al país y a la revolución y oponerse al golpe de los bolcheviques, éstos se disponían a iniciar la articulación de su dictadura”; por si no lo han intuido, la obra trata de las revoluciones rusas, y cómo fue posible que un país que, tras la caída del Zar, iba camino de convertirse en el sistema más moderno, democrático y socializado, pudo terminar en una dictadura bolchevique sangrienta y genocida.
           
            Sinceramente el panorama español es para irse de aquí y esperar unos lustros para planear la vuelta. No, no les voy a hablar de un partido popular enrocado en el poder y dispuesto a que vuelva un frente popular antes que perder el poder. Aunque de eso les escribiré en el siguiente artículo, ya saben, antes Podemos que perder un mes de cargo. O de un Psoe que sigue dispuesto a seguir anclado en el pasado zapateril y prefiere gobernar seis meses y luego ser deglutido por Podemos. Ambición, mantenimiento de sillones, falta de visión de Estado, y todo bien aderezado con la corrupción, que estos mejunjes están tan sazonados que no hay quien se los trague.

            Muchos se preguntan cómo ha sido posible que se llegara a esta situación. ¡Qué quieren que les diga! Algunos ya nos barruntábamos esta situación y sabíamos que esto no terminaría bien. Hace ya doce años algunos conciudadanos nos movimos de nuestras posiciones ideológicas y nos unimos en un proyecto que considero que todos sabíamos temporal pero necesario; no fue el único, pero sí el que yo conocí. Y ahora, cuando pienso en aquel patache, pienso con morriña en aquella época. No me malinterpreten, no hablo de cúpulas, no hablo de estructuras, hablo de un conjunto de idealistas que se juntaron intentando regenerar un sistema político que atufaba a atarjeas. Hace años que salté por la borda, como otros tantos, unos por resituarnos en posiciones ideológicas más afines, otros decepcionados con una dirección miope, otros simplemente cansados, y aún quedan que siguen aferrados a la culebrina dispuestos a fajarse con quien se tercie, que en esta piel de toro siempre habrá resistentes numantinos. Y de aquella época, eliminando a los rastreros, mendaces y viles que tanto proliferan en nuestra España, sí que conservo los encuentros con personas de derecha e izquierda, unidos por unos puntos comunes, pocos (identidad de la Nación Española, regeneración política, reconducción del estado autonómico, conservación del Estado social), pero tan necesarios antes como ahora; una época de apoyo a víctimas del terrorismo, de defensa de la Constitución. En el balance vital, en esa mochila de experiencias que todos llevamos a la espalda, fue una vivencia agridulce. Buena por lo que les acabo de relatar y porque muchos de los que allí coincidimos nos reafirmamos en unos principios básicos y mejoramos la tolerancia y el respeto a otras ideas; agria no por situaciones internas que no vienen a cuento, sino por una sensación de soledad e incomprensión. Quizá no era la hora, o quizás se abrió el camino, no lo sé, pero hace un porrón de años un puñado de ciudadanos se lanzaban a las calles con unas gorras un tanto ridículas, todo hay que decirlo, para intentar convencer a los conciudadanos que esa situación no iba a terminar bien, que la deriva era peligrosa, que todo se podía ir al garete.

            Pero entonces, como ahora, los diletantes, los acomodaticios, los cobardes, los pusilánimes, miraban extrañados mientras se iban a sus quehaceres, fueran la familia, el gimnasio, comprarse un bolso o tomarse unas copas. ¿Y nunca se preguntaron que los que allí estábamos también teníamos vida y que sacrificabamos una parte importante de su tiempo para intentar cambiar las cosas? De verdad, ¿eran tan imprudentes, tan irresponsables o tan vagos? No les digo que fuera la única opción, ni siquiera la mejor, pero mientras miraban a esos pringados no pensaban que ellos también tenían que hacer algo. No, para qué… Aquí no se asume que los derechos, que el modo de vida, no viene porque descendamos de la pata del caballo del Cid, que hasta nuestros ancestros por mucho Santiago que se apareciera en Clavijos, se pusieron la armadura para vencer a los invasores. Y miren, no se trata de sacar la gola, la escarcela y la toledana, sino de defender lo que teníamos, lo que tenemos, lo que vamos a perder. La incomprensión llegó a tal extremo que dije una vez a un padre que me aconsejaba que no perdiera el tiempo, que la obligación de los padres es luchar por el futuro de sus descendientes, y no malcriarles en el presente, y que si estaba ahí era para evitar que nuestros hijos tuvieran que ser albañiles en Polonia, asistentas en Rumanía o meretrices en Ucrania, y que me perdonen los polacos, los rumanos o los ucranianos, pero a veces viene bien traer a colación los tópicos injustos y manidos para bajar a la realidad a los ilusos.

            Los años pasaron, algunos, pocos, fueron organizando alternativas a la situación actual, pero los compatriotas siguieron en Babia, en su mundo ilusorio, en su egoísmo. ¿Y ahora? Pues ahora se sorprenden, flipan, alucinan, porque el pasado ha vuelto, y no son capaces de asumir su error, su indiferencia, su irresponsabilidad.

            Pues ya les tienen aquí; a la generación peor formada y educada de los últimos cien años, a niñatos malcriados que asaltan capillas, pegan a policías o insultan a las víctimas del terrorismo y luego, después de los años, sollozan diciendo que no sabían lo que hacían cuando se enfrentan a la realidad de sus actos. A los intolerantes que quieren traernos la miseria en la que viven nuestros primos de Cuba o Venezuela. Personas que no conocen nuestra historia ni lo pretenden, intolerantes que vienen a destrozar nuestra cultura, nuestras raíces, nuestra forma de ser, personajes que regresan al pasado ante su incompetencia para dar respuestas de futuro. Individuos para los que la educación es un desperdicio burgués, que se amparan en unos ciudadanos desilusionados, con razón, y que acuden a las urnas más con las gónadas que con la cabeza, y que ante su inactividad de años pasados, pretenden vengarse de los corruptos que campan a sus anchas en estos páramos, sin pensar que si cabalgan libres fue con su pasividad y consentimiento. Pues sí, ya están aquí, y ahora, ¿qué van a hacer?

            Pues miren, hagan ustedes algo ahora, implíquense, exijan a sus partidos esa regeneración, dejen de vivir de espaldas a la política, cambien a formaciones que miren al futuro y no al pasado. O eso o sigan llorando como niños mientras perdemos todos. Ahora les toca.

P.d. En la fotografía he tapado a algunos de los participantes sólo porque no les he pedido permiso para poner esta foto; una mera cuestión de respeto. Es de una manifestación en apoyo de las víctimas del terrorismo… Pero, que pocos éramos ¡pardiez!

3 comentarios:

  1. im..presionante¡¡¡¡ Enhorabuan, Juanjo. Uno de tus mejores post¡¡¡ en serio, IMPRESIONANTE: más claro, imposible.

    ResponderEliminar
  2. Sí que es un análisis que compartimos los sensatos y trabajadores

    ResponderEliminar
  3. Sensatez..., el pueblo que ignora su historia, esta condenado a repetirla

    ResponderEliminar